Alianza mundial por el derecho humano a la paz

¿Qué es esto?

El 19 de septiembre de 2008, aprovechando la observación oficial en las Naciones Unidas del Día Internacional de la Paz, la AEDIDH y UNESCO Etxea formularon un llamamiento solemne a todos los actores internacionales (Estados, organizaciones internacionales, organizaciones de la sociedad civil, instituciones de derechos humanos, representantes de los tres poderes del Estado, universidades e institutos de investigación, profesionales de la información, la educación, la ciencia y la cultura, particulares…) a asociarse en la Alianza mundial por el derecho humano a la paz, con el propósito principal de que en un futuro próximo la Asamblea General de las Naciones Unidas apruebe una Declaración Universal sobre el Derecho Humano a la Paz que incluya las medidas apropiadas para su desarrollo y cumplimiento.

Para ello, no existen obstáculos jurídicos insalvables pues, como lo prueba la Declaración de Santiago sobre el derecho humano a la paz (2010), este derecho está fuertemente enraizado en instrumentos tan universalmente aceptados como la Carta de las Naciones Unidas y la Declaración Universal de Derechos Humanos. Recordemos que el artículo 28 de la DUDH proclama que «toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social e internacional en el que los derechos y libertades proclamados en esta Declaración se hagan plenamente efectivos». Ese nuevo orden social e internacional nos conducirá a la paz.

Las dificultades son más bien de orden político, porque a los Estados les cuesta superar los esquemas de paz y seguridad internacionales propios de la Guerra Fría. Pero también se pueden superar esos obstáculos si la sociedad civil demuestra a sus gobernantes y representantes parlamentarios que otra paz es posible: una paz justa, sostenible y duradera, a cuya construcción todos debemos contribuir.

Si la paz es una exigencia ética que debiera presidir las relaciones internacionales, el derecho humano a la paz es igualmente un imperativo legal con el que se identifica la sociedad civil de todo el mundo, porque es una exigencia de civilización que está por encima de todo particularismo regional, histórico o cultural.

Cómo unirse a la Alianza

Si desea adherirse a la Alianza mundial por el derecho humano a la paz y, con ello, a la petición universal de que se codifique internacionalmente el derecho humano a la paz, debe cumplimentar el formulario para adhesiones institucionales o para adhesiones particulares.

No se admiten más comentarios